Aguila, Ernesto
Director Ejecutivo
Instituto Igualdad


Aguila, Ernesto
Las reglas del juego

Si escarbamos un poco en la actual crisis de representación política, lo que encontraremos será una pérdida de consenso sobre la reglas del juego. Norberto Bobbio definía la democracia como un conjunto de reglas que permitía definir dos cuestiones claves: quiénes deciden (los más, no uno ni pocos) y cómo lo hacen (a través de un voto igualitario que, a su vez, permite realizar el “principio de mayoría”). Lo anterior suponía un conjunto de derechos y libertades que hicieran real, y no una pantomima, las dos condiciones anteriores. Luego agregaba que la democracia es por esencia un sistema para procesar y dirimir las diferencias, siendo el disenso respecto de las reglas del juego lo único que no tolera una democracia.

Sólo si las personas perciben como legítimas las reglas del juego estarán dispuestas a acatar la voluntad mayoritaria transitoria y, algo muy importante, se mostrarán dispuestas a postergar sus aspiraciones, dado que percibirán que es a través de esas mismas reglas que se puede revertir un resultado adverso y, así, ver sus propias aspiraciones realizadas más adelante. Es la dimensión autocorrectiva de la democracia lo que atempera la impaciencia de quienes ven sus propuestas temporalmente no realizadas.

La reciente aprobación de la inscripción automática restituye el debilitado principio de que sean los más quienes decidan (aunque el voto voluntario rema en sentido inverso); sin embargo, el voto igualitario y la aplicación del “principio de mayoría” están claramente en crisis en la actual institucionalidad política. Por un lado, el sui generis redistritaje chileno tiene por los suelos el principio igualitario del voto (hay hasta nueve veces de diferencia poblacional entre el distrito más pequeño y el más grande, eligiendo ambos igual número de presentantes) y, por otro, el sistema binominal no permite la realización del “principio de mayoría”. El empate estructural a que conduce entre las dos primeras opciones, unido a los quórum supramayoritarios, hace materialmente imposible que la expresión de la soberanía popular pueda traducirse en los escaños correspondientes bajo la forma de una mayoría nítida y operativa.

El futuro institucional del país es de un pronóstico más que reservado, no por las demandas sociales que se han puesto sobre la mesa, sino porque se ha producido una fisura en el consenso sobre las reglas básicas de la democracia, aquellas que permiten dotar de incuestionable legitimidad a quien gana y le suministran la paciencia necesaria al que pierde.

Comente aquí ( máximo 350 palabras )

Su nombre:
3 Comentarios publicados
Posteado por:
adrian
20/01/2012 14:34
[ N° 1 ]

Los sistemas electorales no son neutros. El binominal generó una profunda sensación de injusticia y marginación que llevó a automarginarse de inscribirse y votar a una gran cantidad de la población. Así la democracia no puede funcionar. La inscripción automática no resuelve el tema, ya que no era el problema. Las reformas necesarias son las que permitirían que las minorías se puedan expresar con justicia. Las más importantes, parecieran ser: las que faciliten primarias, redistritaje para elegir al menos 5 cargos en cada uno de ellos, posibilidad de más candidatos que cargos por elegir, en caso de coaliciones, término de quorum calificados. Tal vez esos cambios re-encanten a la ciudadanía con la política y podamos contar con un sistema en el cual, la gente se sienta adecuadamente representada.

Posteado por:
Carlos Gabriel Eduardo Concha Fábrega
23/01/2012 13:41
[ N° 2 ]

Buenos Días Sr. E. Águila:

Que podría esperarse de un grupo que históricamente dice ser el paladín defensor de la Libertad Económica, pero que no respeta las libertades del ciudadano.

Nuevamente la derecha da una clara muestra de que no respeta el libre albedrío de las personas, que ante una débil oferta política (o más bien nula), simplemente no se inscribían.

Como esto es inconcebible pàra un país "Modelo",los del FMI podrían disgustarse. Decidieron disfrazar esta realidad con esta Inscripción "Obligatoria", pronto volverán a modificar el sistema con el voto "Voluntario-Obligatorio".

¿Donde están los luchadores de la libertad?, los intelectuales que deberían haber reclamado este atropello..., todos guardan silencio.

Los verdaderos izquierdistas, que aún no nos hemos vendido al sistema, los que aún pensamos, aborrecemos este silencio cómplice.

Que tengan una gelial semana.

Posteado por:
remigio valencia
24/01/2012 20:21
[ N° 3 ]

En una democracia que no entrega respuestas, asociada aún a un capitalismo desenfadado, en que las brechas entre ricos y pobres son cada vez mas gigantescas, que se puede esperar de su legitimidad, ¿pueden considerarse ciudadanos de esta democracia aquellos que se inclinan ante lo politicamente correcto pregonado por los medios de comunicación y que se limitan a repetir las ideas que estos imponen? Esperamos acaso el caos social para reaccionar, los estudiantes ya dejaron sin respuesta al sistema y puede volver a repetirse a escalas quizá mayores.

Archivo

      Abril 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Los más comentados

Vergüenza nacional

69 comentarios

¿Existe real preocupación por la concentración del ingreso?

56 comentarios

Chile no la necesita

37 comentarios

AVP: El punto no es la homosexualidad

32 comentarios

Los problemas de la pretensión peruana

26 comentarios

¿Chile necesita una asamblea constituyente?

25 comentarios

11-9-1973: Hechos

24 comentarios

Los más recientes

Bachelet y el terremoto… de expectativas

4 comentarios

Nueva Mayoría ¿política?

6 comentarios

El pulso de la crisis ucraniana: Rusia 1-Europa 0

5 comentarios

Venezuela y el pago de la izquierda chilena

13 comentarios

Educación pública y comunidad

3 comentarios

Los primeros cardenales de Francisco

1 comentarios

El Estado bolivariano hace agua

14 comentarios