Corral, Hernán


Corral, Hernán
Implantes defectuosos

La empresa francesa Poly Implants Prothéses y su fundador, Jean-Claude Mas, son investigados criminalmente en Marsella por los implantes mamarios fabricados con gel de uso industrial. Francia recomendó la extracción de las prótesis, mientras en Reino Unido se sugiere esperar y sólo extraer las que presenten riesgos de ruptura.

 En Chile, el ISP calcula en 1.100 las mujeres que recibieron estos implantes, y se ha seguido la política inglesa, más cauta que la francesa.

Estamos ante un caso de lo que en EE.UU. y Europa se conoce como responsabilidad por productos defectuosos. Por este régimen, si un producto ha sido fabricado con un defecto que causa daños a la integridad corporal o patrimonial del usuario, el fabricante debe indemnizar los perjuicios, sin necesidad de que las víctimas prueben culpa; basta probar el defecto y que éste causó el daño. Lamentablemente, nuestro ordenamiento jurídico no ha acogido aún este tipo de estatuto. Lo más semejante es lo que contempla la Ley del Consumidor, que dispone que, declarada judicialmente o determinada por la autoridad administrativa competente, la peligrosidad de un producto o su toxicidad, los daños que de su consumo provengan serán de cargo, solidariamente, del productor, importador y primer distribuidor. No responde, en cambio, el expendedor final que no puede tener control sobre los defectos del producto que vende.

Las afectadas chilenas, invocando el registro del ISP como producto médico (y por tanto eventualmente peligroso), podrían demandar al fabricante. Pero si Poly Implants Prothéses no tiene representación en Chile, les será muy difícil citarla a juicio. La opción más práctica será identificar y demandar a las empresas que importaron el producto para que se comercializara en el país y, si las hay, a las distribuidoras.

El demandado, sin embargo, puede no responder, si prueba que actuó sin culpa, es decir, cumpliendo con las medidas de prevención establecidas y los cuidados y diligencias que exigía la naturaleza de los bienes. Así, podría acreditar su ignorancia sobre el defecto de los implantes y asilarse en las autorizaciones sanitarias que, tanto en Francia como en Chile, tenían estos productos médicos.

En todo caso, según la Ley del Consumidor, las mujeres tienen derecho al cambio del implante, lo que podrían reclamar al expendedor final. El problema es que ello requiere de una prestación médica: ¿Quién paga su valor? Aunque en esto hay un vacío legal, puede considerarse que, de acuerdo al espíritu de la ley, el costo debiera asumirlo el proveedor de los servicios médicos que implantó el producto que ahora debe ser sustituido.

Comente aquí ( máximo 350 palabras )

Su nombre:
1 Comentarios publicados
Posteado por:
Deborah Neumann
19/01/2012 20:09
[ N° 1 ]

En el caso de los implantes mamarios cuando son de bajo costo y con garantias falsas,como " de por vida ",las mujeres deber averiguar sobre las trayectoria y seriedad del distribuidoren Chile ya que este debe reponer sin costo el`producto defectuoso a quien le haya facturado,lamentablemente en Chile son pocas las compañias serias con registros ISP y tecnovigilancia que hacen cumplir las garantias.Las mujeres que se van a colocar un implante mamario debieran averiguarse de la trayectoria de los implantes y la seriedad de la compañias que representan estos productos y preguntar si estan registrados en el ISP como dispositivo medico.

Archivo

      Mayo 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Los más comentados

Vergüenza nacional

70 comentarios

¿Existe real preocupación por la concentración del ingreso?

57 comentarios

Chile no la necesita

37 comentarios

AVP: El punto no es la homosexualidad

32 comentarios

¿Chile necesita una asamblea constituyente?

26 comentarios

Los problemas de la pretensión peruana

26 comentarios

11-9-1973: Hechos

25 comentarios

Los más recientes

Para combatir el miedo a la delincuencia

0 comentarios

Renovación Nacional y las reformas

0 comentarios

Las AFP en el banquillo. Con razón

1 comentarios

Las reglas del juego

3 comentarios

Flex Time: ideas para compatibilizar familia y trabajo

8 comentarios

Implantes defectuosos

1 comentarios

Nada nuevo bajo el sol

2 comentarios