Orellana, Cristina
Directora Ejecutiva CDC


Orellana, Cristina
Sintonía democrática

Bastaría una sobremesa en cualquier casa de Chile para saber que la cosa sigue en picada. Pero lo confirman dos encuestas que muestran rasguñando en un exiguo tercio la popularidad del Gobierno. La onda polar anticipada por las malas prácticas de una cadena de retail —enfriada aún más con desafortunadas declaraciones de las autoridades que deben defender los derechos de los consumidores— estos días ha llegado al punto de congelamiento a raíz de la pésima estrategia (¿la hubo?) para enfrentar las multitudinarias protestas, ya no estudiantiles, sino ciudadanas, por una educación de calidad para todos.

Otros miles más pidiendo una igualdad que va mucho más allá de la posibilidad de formar una familia. Tantos otros, antes, exigiendo una política energética con visión de futuro. Muchos, en el norte, por un reparto más equitativo de la torta de la minería. Múltiples voces allá afuera, también, queriendo votar a la distancia para definir los destinos de la que sigue siendo su patria. Pero La Moneda se queda corta y se conforma con anunciar una primera gran reforma política reducida a cambios de fecha.

Faltan los miles que también quisieran salir a los caminos y carreteras del centro sur, exigiendo explicaciones porque al propio Presidente se le venció uno de los tantos plazos autoimpuestos por la reconstrucción post-terremoto. Si hubiera un mínimo éxito que enrostrar, este gobierno, acostumbrado a la pompa mediática, ya nos habría deleitado con un festín de lanzamientos y reanuncios de metas logradas. Pero no. Aunque intenta encontrar explicaciones a estas muestras de empoderamiento social y ciudadano, no logra entender los cambios, y así como antes puso en práctica un semáforo para la educación, hoy aplica un mapeo de redes sociales, en lugar de leer qué hay detrás de estos mensajes.

Si bien la globalización parece haber mermado los niveles de compromiso y la lucha por ideales que caracterizó a la post-guerra, la pelea ahora se da en otros frentes y con otras tácticas, organizándose mediante un mensaje masivo para poner en marcha desde una performance callejera hasta un movimiento por la igualdad de derechos en cualquier ámbito. Es la mutación hacia una organización donde la base tiene potente sentido de comunidad, más de barrio que de gran sociedad. Debe ser duro para un gobierno integrado por gente poco acostumbrada a estas fórmulas, más amiga de la jerarquía, las órdenes partidarias y el ninguneo a las minorías.

Las encuestas políticas de estas horas confirman temperaturas bajo cero, más propias de países desarrollados, donde las manifestaciones son pan de cada día y nadie parece espantarse con eso de la sintonía democrática.

Comente aquí ( máximo 350 palabras )

Su nombre:
2 Comentarios publicados
Posteado por:
José Amor de la Patria
07/07/2011 02:35
[ N° 1 ]

Cristina, noto su felicidad por el "desastre" que enfrenta el gobierno. Asimismo, usted intenta decir cuál es el fondo del asunto pero no lo hace. Concluyo que sino es capaz de decirlo es porque no lo sabe. Si tiene una oportunidad de escribir en este diario es para que aporte conocimiento y no puras risas y fantasía analítica,... mejor dicho: una alegre descripción de la realidad y nada más...que pobre la intelección, más si es directora de un centro de "estudio" o algo por el estilo. Su "nivel" no es para lanzar panfletos por este medio impreso. Le pido que sea más seria, pues no compro el diario por diversión sino para informarme. Por último, no tome a mal mi critica... solo constituye un aporte a su trabajo. Atte.

Posteado por:
Mario Carmona Calderon
07/07/2011 14:38
[ N° 2 ]

Creo que Ud. no da pie con bola, los mineros no reclaman una reparticion mas justa, quieren un pedazo mayor de la torta "para ellos", Los estudiantes Universitarios quieren mas torta "para ellos", Eso no es mas que afan de lucro endulzado con lindas palabras de igualdad. ambas politicas empeoran la situacion de distribucion del ingreso del pais, pues los recursos van a los estudiantes mas destacados y con mas recursos, en el caso de los reclamos a la educacion y en el caso de Codelco, a los trabajadores mas regalones, todos con sueldos, prestaciones y regalias, que superan el millon de pesos mensuales, me agradaria que me dijese donde hay una empresa en que todos sus trabajadores ganan estos valores y ademas no puedan ser despedidos. "En el congreso", es la única respuesta que se me ocurre.
Ni este presidente, ni los anteriores, pueden satisfacer el apetito de lucro de estos grupos, asi que es mejor dejarlos que se ocupen de cosas mas importantes, como la pobreza y falta de oportunidades de una buena parte de la población

Archivo

      Abril 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Los más comentados

Vergüenza nacional

69 comentarios

¿Existe real preocupación por la concentración del ingreso?

56 comentarios

Chile no la necesita

37 comentarios

AVP: El punto no es la homosexualidad

32 comentarios

Los problemas de la pretensión peruana

26 comentarios

¿Chile necesita una asamblea constituyente?

25 comentarios

11-9-1973: Hechos

24 comentarios

Los más recientes

De dulce y de agraz

24 comentarios

¿Es garantizable la calidad como derecho constitucional?

9 comentarios

Rotativa ministerial

0 comentarios

El fondo para la educación: algunas interrogantes

9 comentarios

Educación: De las propuestas al acuerdo

19 comentarios

¿Que se vayan todos?

22 comentarios

Oportunidad para sintonizar con Chile

19 comentarios