Corral, Hernán


Corral, Hernán
Del femicidio al feticidio

La discusión sobre el aborto ha discurrido sobre si se debe hacer excepciones o no a su punibilidad, pero en realidad lo más urgente parece ser perfeccionar la forma en que se protege penalmente la vida del concebido. Debiera pensarse en sustituir el delito de «aborto» que, con penas muy limitadas, aparece entre los delitos «contra el orden de las familias», por otra figura, que podría llamarse «feticidio», con sanciones severas para los que lucran con esta actividad, insertada entre los delitos contra la vida. Haciendo un símil con el reciente delito de femicidio y reproduciendo algunas declaraciones de personeros políticos que apoyaron su aprobación, puede comprenderse la necesidad de tal cambio.

De partida hay que indicar que la violencia contra la mujer no es mayor que la que se practica en contra del no nacido. Aunque las cifras que dan quienes propician la legalización del aborto son a todas luces excesivas (se extrapolan de los egresos hospitalarios por abortos que incluyen los espontáneos), de todas formas se trata de un delito que no es infrecuente. La represión penal, si bien no puede impedir que se sigan cometiendo delitos, puede constituir un disuasivo para autores y cómplices. La senadora Lily Pérez ha dicho que “si bien es cierto que las leyes no van a impedir que sigan muriendo mujeres a manos de hombres que alguna vez les dijeron que las amaban, lo que sí es cierto es que habrá sanciones legales tan fuertes y duras que de alguna forma esperamos que sea un disuasivo”. Lo mismo cabría argüir para el feticidio.

Además, se daría una fuerte señal de que el Estado tutela la vida de los seres humanos en situación de vulnerabilidad. La senadora Soledad Alvear señaló esperar que el femicidio genere un “cambio de mentalidad en la sociedad” y el senador Escalona declaró que “ésta es una señal que da la unanimidad del Congreso Nacional, dirigida a todo el país, a la sociedad civil y a las instituciones policiales, en la dirección de erradicar de nuestra vida en común el flagelo de la violencia intrafamiliar”. Las mismas razones pueden ser aplicadas a la violencia contra el feto en gestación.

Antes de pensar en despenalizar casos extremos, para cuya solución muchas veces bastan los protocolos médicos y las normas establecidas, deberíamos modernizar la protección penal del concebido. La ministra del Sernam declaró: “No podemos aceptar nunca más que en este país se agreda o mate a una mujer por el hecho de considerarla de su propiedad dentro de un contexto de pareja”. El niño o niña en gestación tampoco es objeto de propiedad. Tan injusto es considerar a la mujer como objeto de explotación del varón como permitir que el hijo por nacer pueda ser impunemente eliminado.

Comente aquí ( máximo 350 palabras )

Su nombre:
6 Comentarios publicados
Posteado por:
Javiera Carrera
30/12/2010 20:55
[ N° 1 ]

Me horroriza que compare un aborto con un femicidio. Tiene que ser un hombre el que hace eso, y uno que debe tener serios problemas con las mujeres. Un feto es inviable sin el consentimiento de la mujer que lo acarrea, eso parece no entenderlo el articulista ni todos aquellos que claman al cielo por ellos.

Posteado por:
sergio diaz
30/12/2010 23:30
[ N° 2 ]

Acertado paralelo, es deber de los académicos e intelectuales demostrar que ambos hechos son delitos aberrantes, y que los que pretenden justificar el aborto carecen de calidad moral para defender otros derechos.

Posteado por:
Diego Muñoz
31/12/2010 11:19
[ N° 3 ]

Javiera: existen casos en que mujeres embarazadas han quedado vegetales (sin consentimiento) y luego han dado a luz niños sanos. La viabilidad de un feto no depende en absoluto del consentimiento de la madre. No se de que manera a alguien le puede horrorizar más que maten a una mujer, a que asesinen a un feto indefenso que no tiene la capacidad de haber provocado de ninguna manera posible la reacción del que lo mata. Por favor, si comentas un articulo hazlo con los argumentos que tengas y deja de lado los ataques personales, después de tus comentario hay muchas cosas que podría suponer de tí y de tus actos, pero no caeré en ese tipo actitudes.

Posteado por:
Rocio
02/01/2011 14:37
[ N° 4 ]

creo q el punto pasa ademas por dar apoyo sicologico y espiritual a la mujer que atraviesa por la dificil situacion, mas alla de la decision que debe ser totalmente meditada. Habria que revisar estadisticamente cuantas veces se ha determinado un ser inviable y cuantas veces se ha cometido un error al respecto. Se tienen todos los avances tecnologicos hoy en dia pero vamos a ver si se ocupan con responsabilidad y si existen con la disponibilidad requerida para poder establecer estos diagnosticos en los hospitales publicos.
Habria que contactar mujeres que pasan y han pasado por este tipo de situaciones. En lo particular se de testimonios de mujeres que han preferido llevar el embarazo a termino y darle santa sepultura a sus bebitos. Es un tema bastante complejo y no podemos simplificarlo al punto de resumirlo en un codigo de ley.
No podemos olvidar que este niñ@ gestado es tambien una persona con derechos.

Posteado por:
Carlos Duarte
06/01/2011 16:23
[ N° 5 ]

Si bien toda esta palabreria suena bonita, de nada sirve si lo unico que quieren hacer es penalizar aun mas algo que ya tiene penas, lo correcto seria partir por crear centros de apoyo psicologico, financiero y emocional para aquellas personas que estan obligadas a tener un bebe prducto de violaciones o bien que no son viables a la vida, como lo ha sido un caso reciente. ..

Posteado por:
Juan E. Díaz
08/02/2011 16:35
[ N° 6 ]

Creo que hay factores, macrovariables, culturales y socieconómicas que sería muy lato precisar, que damos como sabidas, pero no es asi. Porque estos problemas que son el drama y el argumento "sacrificial" (valga el neologismo) de la sociedad como civilización, no se resuelven con la teoria de poner "parches jurídicos" a los vacíos legales. Es una via legítima, sin duda, pero más que reprimir lo que "consideramos delito" (y podriamos debatir la ética en sus fundamentos llegado el caso) podemos y queremos, no sólo debemos, PREVENIR su ocurrencia, para lo que necesitamos precisar como Cientistas Sociales esas macrovariables sociológicas. Es de esperar que una nueva "clase politica" con experticia en antropologia, neuropsicologia, psicologia social, etc., y en las ciencias sociales en general, llegue al poder del estado con esta nueva mirada cientifica, y a la vez socialista, o "sociabilista", si tanto molesta el análisis riguroso de estos temas.

Archivo

      Abril 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Los más comentados

Vergüenza nacional

69 comentarios

¿Existe real preocupación por la concentración del ingreso?

57 comentarios

Chile no la necesita

37 comentarios

AVP: El punto no es la homosexualidad

32 comentarios

¿Chile necesita una asamblea constituyente?

26 comentarios

Los problemas de la pretensión peruana

26 comentarios

11-9-1973: Hechos

25 comentarios

Los más recientes

¡No es la educación (ni la economía)!

6 comentarios

Educación de calidad: ¿Un derecho posible?

6 comentarios

Sociedad conyugal 2.0

1 comentarios

De dulce y de agraz

26 comentarios

¿Es garantizable la calidad como derecho constitucional?

15 comentarios

Rotativa ministerial

2 comentarios

El fondo para la educación: algunas interrogantes

9 comentarios