blogs | La Segunda : Redacción

Garretón, Oscar Guillermo


Garretón, Oscar Guillermo
Lunes 12 de Septiembre de 2011
Reminiscencias de un 11

Ayer fue 11 de septiembre. Me atrae ver cómo Chile es, cómo recuerda y cómo olvida. Pertenezco a una generación marcada a fuego por los tiempos de Unidad Popular y de dictadura. Mi aproximación a los hechos no es igual a aquella de los hijos de la democracia post 1990. No se alertan como yo cuando alguien proclama que la democracia es una mierda que no vale la pena. Algunos no concluyen como yo, que la violencia conviene a los armados, nunca a los pueblos que sólo pueden construir más igualdad en el ámbito donde el igual peso del voto libre de cada uno prima sobre las armas y otras desigualdades. Asocio violencia con torturas, con exilio, con desapariciones, con asesinatos impunes y por tanto veo con ojos distintos a guanacos y lacrimógenas. Recuerdo el bullying mediático desembozado de una prensa amordazada o militante de un bando y me asqueo con la legitimación del bullying mediático en la red contra cualquier cosa que no sea la incondicionalidad con “mi causa”, a sabiendas de que la unanimidad —obsesión de todo aprendiz de dictador— es la anemia y muerte de una sociedad, mientras la diversidad (hoy mayor que entonces) es fuente de vitalidad. Me repugnan los abusos y arbitrariedades del poder, sean cuales sean, así como a la pretensión de imponer un todo o nada que comúnmente termina para los pueblos en la nada. He vivido con desgarros, en la historia de un siglo, el envilecimiento del sueño de un mundo pretendidamente de iguales, sin lucro, que se desplomó solo, empujado por sus crímenes, incompetencias y fracasos.

También comprenderán por qué me repugna la cobardía de simular defender aquello en que no creo, para evitar que me acusen de inconsecuente por defender aquello en que sí creo, aunque me equivoque y luego deba reconocerlo.

Los pasados vividos son bagaje con que cada uno lee el presente y construye sus sueños de futuro.

Siento cariño y admiración por Allende, por la pasión compartida, por su enorme gesto ético de entender que el Compañero Presidente era, además de un hombre, una institución, y que por la fuerza nadie lo sacaría vivo de la casa de los Presidentes de Chile. Pero eso no me obliga a replicar para hoy un programa inviable ni a ser complaciente con mis responsabilidades en lo ocurrido. Todos, víctimas y victimarios, tuvimos alguna responsabilidad en el desenlace de 1973.

Me alegra y enorgullece vivir en un país mejor al de entonces. Como siempre, otros construirán a partir de lo logrado. La historia no tiene fin.

Me siguen rebelando las inequidades, como aquellas de la educación. Y por lo mismo me rebela que la discusión sobre calidad y financiamiento de la educación haya sido postergada y reemplazada por obsesiones contra distintas formas de educación privada.

Recuerdo el “educación gratis para todos” y me resuena el “universidad para todos” de entonces. Yo al menos no quiero pagarles estudios gratuitos a los hijos y nietos de los mandamases de los grandes grupos económicos del país. Me hace feliz pagar más por una educación igualitaria y buena que favorece a los más pobres, pero ese gran sueño pasa, entre otras cosas, por formar y evaluar bien a profesores cuyo líder, atornillado a la mesa por una mejor educación, se ha opuesto siempre a la evaluación del desempeño docente.

Creo indispensable una regulación mucho más severa en educación y en la actividad económica. Las desigualdades y abusos tienen que ver con sus debilidades. Pero me abruma la deificación del rol del Estado. Recuerdo los desastres del “área de propiedad social” (que contribuí a crear); constato que los estándares de productividad y ambientales son mucho mejores en la gran minería privada que en Codelco; observo la protesta de los colectiveros por el precio de la gasolina, recuerdo los costos de refinación de Enap escandalosamente más altos que aquellos internacionales y que sirven a grandes importadores privados de gasolina para obtener pingües ganancias que pagamos todos.

En fin, el 11 de septiembre grabó muchas cosas en mí. Son ingredientes de los futuros que quiero y no quiero.


Volver a la sección "Garretón, Oscar Guillermo".


9 Comentarios publicados
Posteado por:
Jorge Enrique opazo Villegas
28/09/2011 19:55
[ N° 1 ]

INGRESO ETICO Y LA LUJURIA DEL LUCRO

Ingreso ético para los mas desfavorecidos del modelo, los trabajadores y la lujuria del lucro para los mas favorecidos del modelo, los empresarios.

Que falta de etica.

Atte.
JOV

Posteado por:
enrique perez pizarro
26/09/2011 15:49
[ N° 2 ]

EL 11 DE SEPTIEMBRE A MI ME HIZO SALIR DE CHILE PARA SIEMPRE AL VER TANTO ODIO ENTRE CHILENOS Y JAMAZ ESTARE ARREPENTIDO, NO ME INTERESA NI LAS EMPANADAS NI LA CUECA NI LOS PESCADOS FRITOS NI LOS MOMIOS NI LOS ROTOS EN OTRAS PALABRAS CHAO NO MAS

Posteado por:
carlos ciriaco arias bustamante
24/09/2011 07:52
[ N° 3 ]

Estimado
M Muñoz
A Ud; le falto uno Salvador allende G.
Ademas aprovecho de felicitar al Sr Oscar Garreton por su sinceridad e inteligencia de abordar los temas.

Posteado por:
M. Muñoz
20/09/2011 19:07
[ N° 4 ]

Muy buen artículo Sr. Garretón, lo felicito por su sinceridad y visión de la historia de nuestro país, además quiero recordarle a nuestros posteadores que sólo una persona inteligente tiene la capacidad mental para cambiar de opinión, los estúpidos no tienen esa capacidad intelectual.
Revisando la historia de Chile y del mundo, existen varios casos donde los primeros mandatarios se suicidaron, para no asumir las consecuencias de sus actos, donde fueron asesinados una gran cantidad de personas, como ejemplo:
El presidente Balmaceda se suicida en el interior de la embajada de Argentina, para no asumir su responsabilidad en la muerte del 1 % de los habitantes de nuestro país.
El nacional socialista Hitler se suicida en su bunker, para no asumir la responsabilidad por la muerte de varios millones de personas en varios continentes.

Posteado por:
Verena Herbach W.
14/09/2011 20:28
[ N° 5 ]

Sr.O.G.Garretón:
es bueno que se levanten voces de la experiencia, con el sentido de autocrítica que Ud. manifiesta, especialmente en relación al período de la UP. En esos años participé como alumna de E.M. en las protestas estudiantiles contra la Escuela Nacional Unificada. Nosotros fuimos la 2ªgeneración de los pingüinos (la 1ª surgió en la U. de Concepción en los '50), y el trato por parte de las autoridades del gobierno de entonces (PS, PC, IC y MAPU)fue igual o peor que hoy. Respetando su derecho de admirar al ex-presidente Allende, como chilena y nativa de La Araucanía lo recuerdo como un hombre que en la mañana del 11/09 en su arenga a "su pueblo" envió a morir a las calles a muchos de sus adeptos, para luchar por una causa perdida, y luego se suicida, evadiendo toda responsabilidad civil e histórica como primera autoridad del país. Hoy he llegado a la conclusión, que en Chile nos falta perdonar. Si,la generación de chilenos que vivió, disfrutó y/o sufrió el período '70-'73 no ha logrado perdonar y menos ha aprendido a pedir perdón, y esto en forma transversal! Hay muchos que siguen echando tierra a sus responsabilidades, de fomentar y extremar el odio de clases, promover la violencia, el sectarismo, la discriminación social, justificar el medio para llegar a un fin, haber matado o mandado a matar, ANTES Y DESPUES DEL 11-09-73!
Quizás ha llegado la hora de dar el ejemplo, Sr. Garretón, de PERDONAR Y PEDIR PERDÓN PÚBLICAMENTE. Sólo así podremos reconstruir en Chile los valores republicanos y democráticos, respetando los derechos civiles, y cumpliendo con nuestras obligaciones ciudadanas. comenzar a reconstruir los pilares del respeto mutuo, recuperar la cultura de la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad, alejarnos y rechazar los aparatos propagandísticos y el culto a la (o él) líder, y tantas otras distorsiones y aberraciones "democráticas" que estamos observando, especialmente LA DICTADURA DE LAS MINORÍAS.

Posteado por:
rene muñoz muñoz
14/09/2011 15:23
[ N° 6 ]

¿¡Pero que cosas dice este señor?...perteneció a un grupo marxista enquistado en la Democracia Cristiana (MAPU e IZQ. Cristiana)que traicionaron a Dn. Eduardo Frei Montalva y le "negaron la sal y el agua"..¿acaso no se acuerda cuando junto a la pandilla bolchevique le negaron el permiso para salir del pais, solo para demostrar "fuerza". no sea cara dura

Posteado por:
jaime marin espinola
13/09/2011 14:56
[ N° 7 ]

BASTA , con la majaderia del 11, han pasado 38 años
varias nuevas generaciones no saben la verdad lo que fue el nefasto gobierno de allende, el 11 sept
1973 el 70% de los chilenos GRITO VIVA CHILE AL FIN, A causa de los criminales encapuchados cadsa dia SON MAS Y MAS que piden LOS MILITARES A LAS
CALLES.MAS ATRIBUCIONES A LAS POLICIAS FIN A LA FALASIA *derechos humanos * de los criminales delincuentes son intocables LEGALMENTE POR LA CONSERTACION Frei presidenta Soledad Alvear ministra
de justicia de Frei

Posteado por:
Mauricio Roberto Riveros de la Torre
13/09/2011 14:44
[ N° 8 ]

El 11 siempre será una fecha que producirá opiniones divididas entre quienes estuvieron a favor del golpe militar y los contrarios a ello.
Es una fecha que nos recuerda tiempos de ideologías marcadas a fuego en las mentes y corazones de los actores de entonces, convencidos de tener la razón sobre la manera de vivir en sociedad y la forma de gobernar una nación.
Lamentablemente las utopías que se defendían entonces y que se intentaron llevar a la práctica fueron rápidamente adulteradas ante la triste realidad del ser humano, lleno de deseos, ambiciones personales y necesidades insatisfechas.
Con el correr del tiempo nos hemos ido dado cuenta con cada vez mayor claridad que necesitamos ser escuchados, necesitamos sentirnos representados y necesitamos sentirnos ciudadanos dignos y libres de abusos de todo tipo. Es decir, el colectivo está reclamando una democracia más concreta y participativa en que ningún grupo sea excluido a menos que proponga ideologías que se basen en la violencia.
El problema es que una democracia así requiere de ciudadanos informados, bien educados y que se sientan partícipes de su país, lo que implica por ejemplo empleos de bastante mejor calidad que los actuales.
La educación, como gran pilar en la estructura interna de una nación, debe ser un bien accesible a todos y que permita el desarrollo de las personas sin que las familias tengan que gastar porcentajes increíbles de sus ingresos o peor aún endeudarse más allá de sus posibilidades.
Creo que lo justo sería que la educación tuviera efectivamente un costo para las familias, pero un costo acotado a un porcentaje máximo del ingreso familiar, ya que la gratuidad total suele fomentar el mal uso y el menosprecio cuando algo no requiere esfuerzo, y por otro lado se mantendrían las iniciativas de privados que lícitamente obtienen beneficios de esta actividad.
La gran tarea que tiene Chile si quiere algún día ser un país con mejor distribución del ingreso y oportunidades reales de crecimiento para la totalidad de sus ciudadanos es elevar la calidad de la educación. Es decir la calidad de los profesores, de los establecimientos y de los programas educacionales.

Posteado por:
FERNANDOOSCAR ARANDA REY
13/09/2011 00:12
[ N° 9 ]

Al leer al aburguesado señor Garretón, con cuyas opiniones no puedo sino estar de acuerdo, excepto en lo que se refiere al señor Allende (el peor Presidente de Chile) no puedo sino recordar ese viejo adagio "COMO NOS CAMBIA LA VIDA".Que distinto al barbudo que junto a Altamirano trataba de lograr la subversión de
los suboficiales de la Armada, gracias a Dios, sin éxito-

Email Contraseña

Archivo

      Abril 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Cartas

Editorial

Foco político

Foco Legislativo