blogs | La Segunda : Redacción
Editorial
Miércoles 15 de Junio de 2011
Las señales estratégicas de Humala

La necesidad de dar señales tranquilizadoras ha definido los primeros días de Ollanta Humala como Presidente electo del Perú. Y si internamente se ha preocupado de asegurar la continuidad básica del modelo económico, no obstante las reformas redistributivas que anuncia, la gira internacional que hoy lo tiene en Chile reuniéndose con el Presidente Piñera lleva a gestos concretos el discurso moderado que caracterizó su campaña de segunda vuelta. Coherente con su declarada simpatía hacia el modelo político de Lula da Silva, Brasil fue la primera escala del periplo. Allí recibió promesas de cooperación técnica por parte del gobierno de Dilma Rousseff, pero además —y tal vez más simbólico— el propio Lula le dio su bendición política, calificándose desde ya como su “hincha”: un inmejorable aval para los esfuerzos explícitos de Humala por desmarcarse del fantasma de Hugo Chávez y de los temores que despierta la cercanía mostrada con éste en el pasado. Después de todo, el ex Mandatario brasileño también fue percibido en sus inicios como un izquierdista radical y terminó amado por los empresarios y recibiendo respeto político transversal.

Pero si con su acercamiento a Brasil el futuro Presidente peruano gana credibilidad, la “relación estratégica” entre ambos también juega a favor de los intereses cariocas. Por una parte, los estrictamente económicos —hay importantes inversiones en juego y planes de cooperación energética—, pero también los políticos. Alan García desarrolló vínculos privilegiados con Estados Unidos e intentó impulsar el Acuerdo del Pacífico, con México, Colombia y Chile, iniciativa que no despierta simpatías en el oficialismo brasileño, donde se la ve como un intento de articulación de gobiernos de derecha. Humala hasta ahora se ha mostrado mucho menos entusiasta de ese acuerdo, y ha advertido que este tipo entendimientos “no pueden estar cruzados por la ideología”. En cambio, ha fijado como su gran prioridad a Unasur, precisamente una iniciativa con impronta brasileña, y al Mercosur. Respecto de este último, ha dicho que los TLC suscritos por Perú dificultan una mayor integración con este grupo, pero es indicativo que cuatro de los cinco países ahora visitados (además de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina) hayan sido sus miembros fundadores.

Evidentemente, la visita a Chile también puede considerarse una señal de moderación y una muestra de que al caudillo que persistentemente usó el antichilenismo como elemento central de su discurso, lo habría reemplazado un estadista que comprende la necesidad de una buena relación con un país que ha invertido US$ 10 mil millones en el Perú. Los asuntos respecto de los cuales hoy existen dudas abiertas —desde el sentido de su declarada intención de “resolver problemas históricos”, hasta la visión de su equipo económico sobre la integración bursátil— son, sin embargo, numerosos, incluso sin considerar el gran tema bilateral pendiente, el juicio en La Haya, cuya sentencia debiera conocerse estando Humala en el poder.

Por cierto, las señales que está dando en este periplo no debieran llevar a apresurar conclusiones definitivas sobre cómo será el desempeño internacional del nuevo Presidente. Desde luego, está pendiente la segunda gira anunciada para antes de asumir el mando, cuando visite Bolivia, Ecuador y la propia Venezuela de Chávez, y se vea su desempeño con los líderes de la izquierda sudamericana más dura. Igualmente, se habla de posibles viajes a Francia y —particularmente relevante— a Estados Unidos. Pero además tiene pendientes decisiones claves en la definición del perfil de su gobierno, como la designación de su equipo de colaboradores. De hecho, analistas peruanos han señalado que la actual gira, además de su significado estratégico, perseguía alejar por unos días a Humala del ambiente de presiones para acelerar esos nombramientos que caracterizó las horas inmediatas a su elección.


Todas las columnas de Editorial


Email Contraseña

Archivo

      Septiembre 2014     
Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Cartas

Editorial

Foco político

Foco Legislativo